The perks of being myself (I)

Viendo el flickr de esta chica (que no digo que haga fotos malas ni mucho menos, que conste, y aclararé que hay muchas que se salvan a esta opinión) me he dado cuenta de que me alegro de no haber sido nunca lo suficientemente poco vergonzosa como para pedirle a alguien que haga posturas estúpidas para mí (más que a mi pobre hermana muy de vez en cuando). Me alegro de robar fotos como lo hago, aunque me digan que parezco una jodida psicópata recolectando fotos de gente desconocida o me lleve caras raras cuando alguien me ve con una cámara. Me alegro de atreverme de vez en cuando a sacar fotos a gente a la que probablemente no vuelva a ver nunca en estaciones o aeropuertos. Me gusta este proceso de aprendizaje que estoy teniendo. Me gusta intentar transmitir lo que veo y cómo lo veo. Me gusta encontrarle a ventanas de lo más normales esa luz que me enamora, e intentar (normalmente fallidamente) transmitir esa magia que, de momento, solo consigo ver yo. Voy mejorando. Me gusta en lo que estoy convirtiéndome. Me sigo alegrando de no hacer fotos artificiales. Me alegro de aprender poco a poco a no hacer fotos al tuntún, a pesar de que me lleve varios qué pocas fotos has hecho en tu viaje, no hija?” despectivos, o y… no has hecho fotos a personas (aka mis amigos para marujear) en vez de tanto paisaje?”. Me falta salir más en las fotos, pero ya os dije ayer que estoy progresando (muuuuuuy lentamente, pero progresando al fin y al cabo) en eso. 

En fin, se acabó esta reflexión, ha perdido su sentido. Me gusta estar aprendiendo. Sep.

C.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s