Recuerdos, recuerdos…

Me hace gracia cómo mi cerebro está en un sprint de recuerdos, de sensaciones, de detalles insignificantes nonstop. Me hace gracia cómo llevo dos meses de locura, dos meses de absoluta locura. Me hace gracia cómo saldría corriendo cada dos por tres, cómo me dejo llevar por algunos impulsos que me hacen quedar como una psicópata patética. Me hace gracia cómo “no me eches de tu vida”, cómo “tengo miedo de que nos volvamos desconocidos”, cómo “si lo consigo con alguna podrán pasar dos cosas: que me dé cuenta de que no te necesitaba tanto, de que puedo vivir con otras, o por el contrario que me dé cuenta de que es a ti a quien necesito” ya tiene respuesta. Me hace gracia cómo creo que he recuperado el control de mi salud mental y al segundo siguiente vuelvo a estar sumida en el más absoluto caos mental. Me hace gracia cómo ayer abracé su pingüino para dormirme porque sino no conseguiría dormirme ni loca. Ni loca, curiosa expresión. Hace tanto que rocé la locura que digo que me hace gracia por no echarme a llorar. Me hace gracia cómo no me hace gracia nada de lo anteriormente mencionado.

C.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s